sábado, 30 de marzo de 2013

Galletas de chocolate y azúcar moreno ("sablé de chocolate") y dos premios más!

¡¡Hola!!

Hoy os traigo unas galletas súper fáciles de hacer. Las cociné este miércoles, pero no las he podido publicar antes por falta de tiempo y porque ayer fue mi cumple :D.


Lo que más me ha gustado de estas galletas es lo rápido que se preparan; en menos de una hora las tenemos listas ^^. Las saqué también del libro
"Chocolate. 170 recetas para caer en la tentación", como la tarta que le hice a mi padre. Aquí os dejo la receta:


· 200 g de mantequilla con sal muy fría (¡ojo! nada de a temperatura ambiente)
· 50 g de chocolate
· 200 g de harina
· 25 g de cacao en polvo
· 80 g de azúcar moreno
· 1 yema de huevo


Echamos en un cuenco grande la harina tamizada, el cacao y el azúcar moreno.

 

Cortamos en dados la mantequilla y troceamos lo más que podamos el chocolate.
Añadimos la mantequilla al cuenco y mezclamos con las yemas de los dedos hasta obtener una consistencia arenosa.
Se añaden la yema del huevo y el chocolate troceado y se mezcla bien.



(yo mezclé primero con una cuchara de madera, para no pringarme los dedos, y luego ya seguí con las manos)


Se divide en dos la pasta obtenida y se refrigera 20 minutos (podemos precalentar el horno a 180º mientras).



Cuando la saquemos de la nevera, la cortamos transversalmente en porciones de 1 cm de ancho y las horneamos durante 15 minutos. Tened cuidado porque como la galleta es de color oscuro, se os puede quemar sin que os déis cuenta (habla la voz de la experiencia V_V).

Al sacarlas del horno, dejadlas enfriar sobre la placa. ¡Y ya tenemos unas galletas riquísimas en menos de una hora! :D



La cosa es que en mi libro aparecen de un color más oscuro (y lo mismo con las que he buscado por internet):
 
 

Así que si alguna se anima a hacerlas, que me mande una fotillo a ver cómo les han quedado, ¡porque las mías salieron más claritas! ^^.




Por otro lado, Aroa de Una historia de cupcakes y galletas me ha dado dos premios más :D (como si el que ya me dió no hubiera sido suficiente para mi ego jajaj).
Son estos dos:

Premio Lovely Blog

Premio Liebster




La mecánica de estos premios es la siguiente:
  1. Nombrar y agradecer al blog que te ha dado el premio
  2. Contestar las preguntas que te ha dejado el blog que te ha concedido el premio
  3. Conceder el premio a 11 blogs que estén empezando o que tengan menos de 100 seguidores
  4. Hacer 11 preguntas que deben contestar los blogs premiados
  5. Seguir el blog que te otorga el premio
  6. Informar a los blogs premiados


Estas son las 11 preguntas que me ha dejado Aroa:


  1. ¿Cuánto tiempo llevas haciendo el blog?
    Poco más de tres meses y medio, lo creé el 12 de diciembre.
  2. ¿Qué te motivó para iniciarlo?
    Pues que así tendría un "diario" en el que apuntar qué postres hago y cómo puedo mejorarlos y que me "obliga" a ser constante y a escribir, al menos, semanalmente. Además, quería enseñar a los demás lo que estoy haciendo para que acaben enganchados a este mundo como yo ;).
  3. Un personaje histórico al que admiresLa Fornarina.
  4. Un personaje actual al que admiresMalala Yousafzai.
  5. ¿Dulce o salado?Dulce, siempre.
  6. ¿Cuál es tu receta amuleto... esa que nunca falla y a todos gusta?No es mía, sino de El Rincón de Bea. Su receta de galletas.
  7. ¿Qué es lo más raro que ha salido de tu cocina?Una especie de bollito con aguacates en un intento de copiar los blinis rusos.
  8. ¿Hay algo con lo que no te atrevas? ¿algún ingrediente que no te animas a cocinar?En repostería, no. Pero fuera de ella, jamás cocinaría con salmón ¡no me gusta nada!
  9. Tu instrumento más inútil en la cocina pero que no te resististe a comprarMmm... no sabría qué decir. Económicamente la cosa no está muy boyante, así que todo lo que he comprado es bastante útil.
  10. Una película que te haya dejado sin habla American Beauty (aunque hace muchíiiiisimo que la vi).
  11. La noticia que te gustaría leer mañana en los periódicos La tasa de paro juvenil baja al 5%.

Como actualmente sólo hay 6 blogs que me gusten con menos de 100 seguidores, me guardo los otros 5 para más adelante ;) Estos son los que he elegido:


Adriana Cucina con Amore


Blue Velvet Cook Book


El Rincón de la dulce Lili


Maribel Ríos Arts Biscuits


Sonrisa de azúcar


Trasthornada cookies y cia



Y mis preguntas serían (he respetado algunas de Aroa):


  1. ¿Cuándo empezaste el blog?
  2. ¿Qué te motivó para iniciarlo?
  3. ¿Qué es lo que más te gusta cocinar?
  4. ¿Cuál es tu ingrediente favorito?
  5. ¿Qué ingrediente o comida no te gusta nada de nada?
  6. ¿Te gustaría dedicarte profesionalmente a la repostería o lo tienes como hobbie?
  7. Una persona a la que admires
  8. ¿Qué superpoder te gustaría tener?
  9. ¿Cuáles eran tus dibujos animados preferidos cuando eras pequeña?
  10. Un libro o película que te haya marcado
  11. La noticia que te gustaría leer mañana en los periódicos


¡Y hasta aquí mi publi de hoy! Muchas gracias a todos los que me leéis y a Aroa por darme tantos premios :D

lunes, 25 de marzo de 2013

Premio 'A tu dedicación a la cocina'


¡Hey!


Aroa, de Una historia de Cupcakes y Galletas me ha dado el premio 'A tu dedicación a la cocina' ¡y estoy súper contenta! ¡Qué felicidad más tonta! jajaja.

Le agradezco muchísimo que haya pensado en mí, me ha alegrado todo el día :D



http://3.bp.blogspot.com/-q47dMDgal6M/UU88jwuHa_I/AAAAAAAAAhU/2EIXPzc5yyo/s1600/premio_blog_de_noraa.jpg

Como creo que tengo que elegir otros blogs a los que otorgárselo, me quedo con:

Maribel Ríos Arts Biscuit

 
Oh, ¿pero esto se come?

Sonrisa de azúcar




¡Os dejo! Que he quedado para dar un paseillo. Voy con una súper sonrisa, como si me hubieran dado uno de los premios de la Real Academía de Gastronomía jajajaja
.

Tarta de chocolate (Pavé del rey) y profiteroles

¡Hola de nuevo!

Aquí os dejo la receta de la tarta que le hice a mi padre por el 19 de marzo (aunque se la di dos días más tarde, porque no pude cocinarla hasta el miércoles). ¡Os va a encantar! Se llama 'Pavé del rey' y la he sacado del libro "Chocolate. 170 recetas para caer en la tentación" de Le Cordon Bleu. 
Fotografía del Pavé y mis post-it marcando recetas que quiero hacer

Está muy, muy buena y tiene un gustillo a almendras muy rico. Es la típica tarta que le suele gustar a las personas mayores (no os puedo explicar por qué, pero sé que es así jajaja) así que si queréis tener un detallito con vuestros abuelos o tios mayores, ¡ya sabéis!

Ingredientes (he adaptado algunas cosillas):
 
Para el bizcocho:
· 125 g de almendras molidas
· 150 g de azúcar glas
· 2 huevos tamaño M
· 4 yemas de huevo
· 5 claras de huevo
· 25 g de harina tamizada
· 25 g de cacao en polvo
· 60 g de azúcar
Para la ganache:
· 150 g chocolate negro
· 150 g de nata para batir
Para el almíbar para emborrachar:
· 8 cl de agua
· 80 g de azúcar
· 2 cucharaditas de ron



Preparación del bizcocho de almendras y chocolate: se bate en un cuenco los 125 g de almendras molidas, los 150 g de azúcar glas, los 2 huevos enteros y las 4 yemas durante 5 minutos apróximadamente.

  
Se incorpora a la preparación los 25 g de harina y los 25 g de cacao tamizados. (Aquí podéis empezar a precalentar el horno a 180º).

Se montan en un cuenco aparte las 5 claras a punto de nieve con los 60 g de azúcar (ha sido la primera vez que montaba unas claras al punto de nieve y estaba súper emocionada jajajaja).


Se incorpora poco a poco las yemas a la mezcla del cacao y se baten manualmente (yo usé una de las barillas de mi batidora para remover).


  
Se extiende la preparación sobre el molde y se hornea durante 12 minutos (al tener tanto huevo, está lista muy rápido).

Cuando lo saquéis del horno, quedará algo así:
  
  
Preparación de la ganache: se trocean los 150 g de chocolate y se dejan en un cuenco aparte. Se hierve la nata en una cacerola y, cuando esté caliente, se vierte sobre el chocolate y se remueve. Se deja reposar hasta que pueda untarse fácilmente.

Preparación del almíbar para emborrachar: se lleva a ebullición en una cacerola el agua con los 80 g de azúcar. Se vierte el almíbar en un cuenco y se deja enfriar antes de añadirle el ron (en la receta original, aparece 10 cl de agua y 100 g de azúcar, yo he bajado un poco esta cantidad porque a mí me sobró bastante a la hora de mojar el bizcocho).


Cortamos el bizcocho horizontalmente (en la receta aparece hasta 2 veces, aunque yo sólo lo hice 1). Se humedecen las partes interiores con el almíbar y después se extiende una capa de ganache. Se repite esta operación con las otras partes y se reserva ganache para la decoración. Hay que meter en la nevera el pastel durante 30 minutos para que se asiente un poco.


Extendemos por encima la ganache sobrante y decoramos como queramos :D.
Yo me fui a lo fácil echando azúcar glas

Como a mi padre le encantan los profiteroles y esa tarde yo estaba que me salía, quise arriesgarme y cocinarlos también. En el libro también explican cómo hacerlos, así que seguí los pasos al pie de la letra.

No voy a poneros la receta todavía porque se me olvidó hacerle fotos al proceso y porque.... ¡¡¡¡me salieron súper profiteroles!!!!!

Sí, estos bollitos que recuerdan a los panecillos blancos de Heidi, son profiteroles


No caí en que la harina que usé tiene ya levadura incorporada (cuando los profiteroles no la necesitan) y aquello empezó a crecer, y crecer, y crecer dentro del horno. Qué lástima que no hubiera ninguna cámara que me grabara, porque mi cara cuando me asomé inocentemente al horno para ver cómo estaba la cosa y ví esos profiteroles gigantes tuvo que ser un poema jajajajaj.

Me parece que tenía que haber echado un huevo menos del que pone en la receta (ya lo sé para la próxima). Porque se supone que con la masa se pueden hacer bolitas, pero yo no pude. Estaba demasiado líquido como para que se mantuviera en el papel de hornear y por eso decidí usar el molde de cupcakes.

Pero claro, como fue un improvisación total, yo eché la masa en el molde de cupcakes tan tranquila. Por lo que mi cara volvió a ser otro poema cuando decidí sacar los profiteroles y caí en la cuenta de que no lo había enharinado ni mantequillado previamente (sí, soy muy lista yo...). Así que la mitad de los profiteroles se me quedaron pegados ¬¬
  
Menos mal que no tengo que ganarme la vida como cocinera...
  
Total, que tuve que improvisar la decoración para la tarta de mi padre. Yo pensaba poner los profiteroles formando un círculo, siguiendo el borde del pastel, pero con esta versión gigantesca no podía.
Mis profiteroles del tamaño de un tomate
  
Así que decidí coger cuatro bollos... digo, profiteroles, y pintarles una carita a cada uno como si fueran los cuatro miembros de mi familia. Los rellené primero de helado de vainilla con nueces de macadamia (dios mio, ¡¡¡qué bueno!!!), y con sirope de chocolate formé las caritas.


Menos mal que un padre siempre agradece los regalitos que una hija le haga, ya sea una rana pintada sobre un cartón cuando se tiene 5 años o una tarta que parece que ha decorado una niña pese a que ya tienes 25 jajajajajaja.

 

El problema fue que quise escribir con el sirope de chocolate como si fuera glasa y, evidentemente, no lo es. Las líneas se juntaban entre sí, por lo que tuve que hacer las letras grandotas, y encima el helado del profiterol de la derecha se estaba derritiendo, por lo que tuve que escribir bajo presión y todo.

Creo que el "te queremos" se entiende, aunque parece que lo escribió mi primilla de 4 años.


La verdad que entre el desastre de la crema de queso del post anterior y mi tarta tan poco profesional, no sé qué imagen os habéis hecho hoy de mí jajajaja.


Os prometo que la tarta estaba deliciosa y, al diá siguiente, aún muchísimo más. Igual parece que es mucho lio hacerla, por las claras, las yemas, la ganache, el ron por otro lado... pero no se tarda ni una hora en cocinarla.


¡Venga, animaros a hacerla! Y ya me contáis ^^

  


domingo, 24 de marzo de 2013

Cupcakes de fresa (fracaso)


¡Hola!


Perdón por haber tardado tantíiiisimo en publicar. ¡¡Voy a intentar que no vuelva a pasar jamás!! Ando con 20 cosas en la cabeza (para variar) y me cuesta sacar el tiempo para ponerme a preparar cosillas y luego contarlas en el blog. 


Y diréis, ¿pero en qué se te va tanto tiempo, si - muy, muy por desgracia :( - estás en paro? Pues para empezar, tenéis que saber que soy una persona que, como no haga nada, me muero de pena. Soy súper inquieta, tengo que tener siempre la mente entretenida, porque como me quede en casa se me viene el techo encima (o "me come Ramón", como diría mi gran amiga Irati - algún día lo explicaré, porque tiene historia esa expresión jajajaja -). Así que voy a clases de ruso, de photoshop y al gimnasio; y, como no tengo coche, voy andando o en autobús, por lo que pierdo bastante tiempo. Además, busco trabajo y cursos, echo currículum, ideo empresas que podría montar (uno de mis hobbies favoritos), fantaseo con irme al extranjero y paso horas muertas buscando información de países o de agencias de colocación, voy a ver a mi familia, intento quedar con amigos y, como no, leo y leo miles de recetas, consejos y trucos para hacer cosillas en este blog.

Así que, de verdad, a partir de ahora vais a verme un poquillo más por aquí. Me he hecho un horario y todo y al menos tengo dos tardes con tres horillas libres para cocinar :D. Además, estoy súper motivada porque ya casi voy a llegar a los 10 seguidores (yeeeah) y porque me encanta cuando me decís que os ha gustado tal o cual cosa o incluso que os habéis atrevido a cocinarlo. ¡No sabéis lo feliz que me hacéis! ^^

Después de pensarlo un poco, hoy os voy a traer dos recetas (repartidas en dos post, para que no me salga una publicación enooorme). Digo que me lo he pensado, porque una ha sido un fracaso y no le hice muchas fotos por lo mismo. Pero me parece una tonteria sólo enseñaros lo que me sale medio-bien, porque mi objetivo con este blog es ser constante y aprender, así que si algo me sale mal lo digo también e igual puedo evitar que vosotros caigáis en mis mismos errores.

La semana pasada intenté hacer unos cupcakes de fresa. Como me sobraron del pastel que le hice a mi abuela, pues aproveché. Mi idea era hacer unos cupcakes con una crema de queso también de fresa y adornarlos con una rosa (como la que aparece en el video que os dejé aquí) y hacerle las hojas con los pistachos que me sobraron de los cupcakes sicilianos (hay que saber aprovechar los ingredientes que ya tenemos, que estamos en crisis jajja).

Como tenía algo de prisa, fui a algo "que se supone" seguro para no equivocarme, así que me copié de la receta de Alma de Objetivo: cupcake perfecto. Aunque ella dice que son para 12 cupcakes, a mí en realidad me salieron 18.


Su receta para el bizcocho es la siguiente:

· 120 g de mantequilla sin sal a temperatura ambiente
· 180 g de azúcar blanco
· 2 huevos M 
· 230 g de harina
· 2 cucharaditas de levadura Royal 
· 120 ml de leche semidesnatada 
· 1 cucharadita de extracto de vainilla 
· 200 g de fresas


Además, le eché gotas de chocolate (como a los cucpakes sicilianos. Ya os digo, reutilizando ingredientes jajaja), y quise innovar echándole cereales de esos que tiene chocolate un poco derretido por dentro. Fue uno de los fracasos que me esperaban ese día: yo pensaba que el chocolate se derretiría aún más dentro del cupcake, pero no, el cereal se endureció al igual que su interior :(



Como quería que me quedaran unos cupcakes más suavitos, quise hacer una crema de queso en vez de una buttercream, y aquí vino el gran fracaso.


Fresas cortadas para el cupcake y para la crema de queso

Los ingredientes fueron:

· 150 g de queso Philadelphia
· 400 g de icing sugar (compré el famoso de Tate & Lile)
· 240 g de fresas
· 100 g de mantequilla


Todo iba muy bien hasta que empezaron a salirme grumitos de mantequilla que no se disolvían. Sí... ¡se me cortó! y no hubo forma humana de que se mezclara con el resto. Empecé a buscar consejos por internet, seguí batiendo y batiendo durante un ratazo, eché más azúcar glas esperando que sirviera para algo (al final me gasté el paquete entero de medio kilo), como era de noche, lo metí en la nevera esperando que a la mañana siguiente todo se hubiera solucionado... pero nada. No hubo forma.
 
El desastre hecho cupcake


Tuve que tirarla al final a la basura porque ni siquiera sabía bien entre la pechá de azúcar glas (era como pegarle un bocado a un terrón de azúcar gigante) y los trocitos de mantequilla que aparecían de pronto.

La cosa es que me dio por leer los comentarios que tenía la publicación de Alma y hay muchas personas a las que se les cortó como a mí. De hecho, el último comentario que tiene actualmente esa entrada es el de una tal Pilu indignada jajjajaja. ¡Es que me dio muchísimo coraje! Porque, cuando me pasó, lo primero que pensé fue que soy una patata y que seguramente algo había hecho mal, pero cuando empecé a leer los comentarios de las personas que les había pasado como a mí, acabé mosqueándome. Me sienta un poco mal (a ver, tampoco es para tanto, pero sí que me molesta), cuando ponen recetas en plan que son súper fáciles y que salen súper bien cuando en realidad no es así. No sé, al menos que avisara algo así como "igual se os corta si no....", no sé, algún consejo.


Pero bueno, el bizcocho sí que estaba súper rico (a mis primillas les encantó), así que hay que quedarse con lo bueno ^^.

En fin, os dejo que tengo que hacer un par de cosillas esta tarde. A la noche subiré otra entrada con una receta que está... mmmmm.... si os gusta el chocolate, ¡os encantará! :D





jueves, 14 de marzo de 2013

Experimentando: cupcakes sicilianos

¡Hola!

Pido perdón por haber tardado dos días en traeros la receta de los cupcakes "sicilianos", pero no caí en que esta semana tenía exámenes (de ruso, nada menos...) y no he tenido tiempo para ponerme a escribir. 

Para este cupcake me inspiré en los cannoli, que son por excelencia el dulce típico de Sicilia. Aquí tenéis una foto que hizo mi amiga Ana de dos cannoli que nos compramos cuando vivíamos en Palermo:


Mis cupcakes ^^

He puesto más arriba "siciliano", entre comillas, porque no usé el ingrediente principal, que es la ricotta.  La ricotta se traduce en español como requesón, pero ya os digo yo que para nada sabe igual (o al menos el requesón de Mercadona, que fue el que compré). La ricotta tiene un sabor súper suave y su textura es más o menos parecida a la nata. No parece que estés comiendo queso. Sin embargo, el requesón que compré si que tenía un sabor tirando un poco a agrio y dejaba un gusto a queso (abajo os explico cómo lo arreglé).

La receta la saqué del libro 'Whoopie!' de Mauro Padula y Carolina Turconi, que creo que en España no lo venden (yo lo compré en la Feltrinelli de Como). Los whoopies son como unos pastelitos pequeños, parecidos a los macarons pero se supone que más fáciles de hacer. Lo que más me gustó del libro fue (aparte de su pequeño tamaño, perfecto para mi maleta de mano de Ryanair petada de cosas), que vienen muchas recetas de postres italianos que puedo aplicar para la buttercream ^^.


Whoopies sicilianos y dos garabatos de mi primo de 21 meses, que me cogió el libro en un descuido


Su receta la adapté un poco porque ellos a la ricotta (requesón en mi versión) le echan azúcar, pistachos, aroma de vainilla, la piel de una naranja, las gotas de chocolate y la guinda que decora, y me pareció demasiados ingredientes. Así que decidí hacer el cupcake de naranja y chocolate para que el requesón llevara menos cosas.

Cupcake partido


Ingredientes (para 8 cupcakes)

Para la magdalena:
· 100 gr. mantequilla
· 100 gr. azúcar glas
· Dos huevos
· 100 gr. de harina

· Chocolate en gotas
· El jugo de media naranja  

Para la buttercream:
· 200 gramos de requesón 
· 2 cucharadas de azúcar avainillado
· 80 gr. de azúcar glas
· Una cucharada de extracto de vainilla

Para decorar:
· Pistachos
· Cerezas en almibar 
 



Dejamos que gotee el requesón en un colador * y lo pasamos a un bol en el que lo mezclamos con el azúcar glas, el azúcar avainillado y el extracto de vainilla (le eché tanto azúcar para quitarle el sabor agrio que os comenté arriba). Cubrimos el bol con papel film y lo metemos en la nevera mínimo unas dos horas.


Cuando pase el tiempo, volvemos a pasar el requesón por un colador y ya está listo para meterlo en la manga pastelera.


* (eso es lo que dice en el libro de 'Whoopies!' pero mi requesón no echó ninguna gota. Sin embargo, cuando lo saqué de la nevera después de las 2 horas sí que tenía una parte líquida - supongo que por el extracto de vainilla -).

 
Pero antes de sacar el requesón de la nevera, podemos ir haciendo los cupcakes. Seguro que ya os sabréis de memoria el procedimiento ;)


Mezclamos en un bol la mantequilla a temperatura ambiente junto al azúcar glas tamizado. Incorporamos los huevos de uno en uno a la vez que el jugo de media naranja. Tamizamos la harina y la mezclamos con el resto de ingredientes. Por último, echamos las gotas de chocolate y removemos un poco para que queden repartidas.

Una vez terminado el cupcake con su requesón por encima, sólo queda adornarlo con los trocitos de pistacho que habremos cortado previamente y ponerle la guinda en el centro. ¡Y a comer! :D

 


Si os da mucha pereza lo del requesón, probad a hacer sólo la magdalena, porque está súper rica. En mi casa fue todo un éxito y algunas incluso llegaron a desaparecer antes de que me diera tiempo a echarle el requesón por encima (os lo prometo, tres magdalenas desaparecieron), así que, visto el éxito, probablemente las repetiré ya mismo.


En mi casa también gustó mucho con el requesón y lo demás por encima (vale, lo reconozco, los cuatro componentes somos muy golosos), así que no me quiero imaginar como quedaría con la ricotta "auténtica".



¡Y esto ha sido todo por hoy!