domingo, 9 de febrero de 2014

Crumble de fresas, manzana y uvas

¡Hola!

Esta parece que es mi semana británica. El otro día preparé un loaf de manzana y pasas y anteayer le tocó el turno al crumble. 

El crumble es un pastel que lleva mucha fruta cubierta por una masa de harina y mantequilla. Es muy común el crumble de ruibarbo, una fruta-verdura difícil de conseguir en España. Parece ser que el crumble nació en Inglaterra durante la Segunda Guerra Mundial y debido al racionamiento de alimentos. Se puede comer caliente o frio y acompañado por nata, helado, yogur o lo que se os ocurra ^^. (Yo este me lo comí caliente con nata montada y estaba riquísimo).

Donde trabajo, venden crumble de ruibarbo y de manzana y ambos se agotan rápidamente (ni una semana duran); están muy cotizados y siempre hay clientes que preguntan por ellos cuando no tenemos. Curiosamente, antes de comenzar este blog, cuando empezó a picarme el gusanillo de la repostería, una de las primeras recetas que más me llamó la atención, (por lo fácil que es prepararlo), fue un crumble de fresas, uvas y manzanas que vi en un blog. He intentado por todos los medios buscar ese blog pero no lo encuentro. Lo que tengo en favoritos es un documento de google docs (este de aquí), que no menciona por ninguna parte el blog. No me gusta hacer la receta de alguien y no poner de dónde la he sacado pero, en este caso, es que de verdad que no recuerdo el nombre del blog.


Ingredientes*

· 200 g de mantequilla fría
· 250 g harina
· 180 g de azúcar moreno
· 4 cucharadas de avena
· Un chorrito de miel
· 4 cucharadas de azúcar granulada
· 2 manzanas Golden
· 15 fresas
· 25 uvas moradas

*He aumentado un poco las cantidades de mantequilla, harina, avena y azúcar moreno porque, como véis en a foto, la masa no me dio para tapar toda la fruta.


 Precalentamos el horno a 180º.

Lavamos la fruta. Pelamos y cortamos en trocitos pequeños las manzanas; le quitamos los pepitas a las uvas y las cortamos en cuatro trozos; y le quitamos "el gorrito" a las fresas (el pedúnculo) y las cortamos en trocitos. 
 

Untamos con mantequilla y harina el molde para hornear (en algunos blogs no lo hacen y en otros, sí, y preferí no arriesgar y lo hice también).
Ponemos las frutas en el molde y le echamos las cuatro cucharadas de azúcar por encima. Reservamos.





Por otro lado, juntamos la mantequilla, la harina, el azúcar moreno, la avena y la miel en un mismo bol y mezclamos los ingredientes con las manos (no tengo fotos del momento porque tenía los dedos súper pringosos como para coger la cámara jaja). Por una vez, la mantequilla no tiene que estar a temperatura ambiente; es mucho mejor si lo hacemos con la mantequilla fría.

Cuando esté todo bien mezclados, echamos la masa encima de la fruta. No os preocupéis si no queda plana la masa, de hecho, tendréis como bolas de masa aquí y allá, pero con el calor del horno ellas mismas se aplanarán.

Horneamos durante unos 20 minutos y ya tenemos nuestro crumble listo :).

4 comentarios:

¡Hola! Muchas gracias por dejarme un comentario ^^.
Me hace muchísima ilusión recibirlo y, lo más rápido que pueda, te contestaré :D